LIFE Humedales de La Mancha

Restauración de albardinales y estepas salinas

Con el objeto de devolver estas formaciones a los humedales, lindes entre cultivos y bordes de caminos, se pretenden acometer actuaciones de reforestación en unos 10 km lineales de bosquetes o setos lineales de dos o tres plantones de anchura media, por lo que es necesaria la producción de 48.000 plantas para su posterior plantación. Las especies arbóreas y arbustivas más características de la zona y por lo tanto las que el proyecto necesita producir para acometer las acciones de reforestación son: Taray (Tamarix canariensis yT gallica), Artermisia campestris, Salsola vermiculata, Atriplex halimus Quercus coccifera. También se producirá, aunque en menor número, cambrón (Lycium europaeum), especie en peligro de extinción que se desarrolla sobre terrenos menos salinos y nitrificados.

 

La realización de los trabajos de producción de planta correrá a cargo de los equipos de los viveros propiedad de la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha. Las plantas procederán en su totalidad de semilla o esqueje recogidos en la zona de trabajo para garantizar el empleo de plantas con la misma procedencia genética que las presentes en el entorno de los Humedales de La Mancha. Se prestará atención al empleo de especies autóctonas o representativas, como es el caso del cambrón (Lycium europaeum). Se adecuará el vivero con la compra de 1.000 bandejas de 48 alveolos/ud, es decir, con capacidad para producir 48.000 plántulas, además de turbas, mantillo y otros equipamientos. Con esta acción de pretende producir la planta suficiente para la creación de setos y bosquetes en riberas (hábitat 92D0) en una longitud total de 10 km, lo que supone una superficie total de entre 4 y 5 ha.

 

La restauración de riberas se realizará en terrenos de dominio público hidráulico, con lo que no debehaber oposición por propietarios de terrenos vecinos. Es más, se considera una acción interesante no sólo desde el punto de vista ambiental, sino también para delimitar el propio dominio.

 

En el caso de bosquetes y delimitaciones de parcelas, uno de los objetivos es precisamente delimitar el dominio público y el acceso al mismo. Siempre se plantará en los límites de parcelas, y en el caso de bosquetes de cierta anchura se utilizará parte de la finca pública para no ocupar la privada.

 

Aunque el paisaje actual es prácticamente de tipo estepario, sin apenas presencia arbolado o arbustos, éste no es el original de muchos entornos de estos humedales. Se han deforestado bastantes márgenes, especialmente las orillas más elevadas con menos salinidad. De hecho, muchas parcelas, donde la agricultura se ha abandonado, presentan una tímida regeneración de tarayes, cambrones y otras especies, incluidas encinas. En cualquier caso, la mayor parte de la plantación de especies arbustivas se va a realizar en las orillas de los ríos Riánsares y Cigüela. Se considera que en el entorno de las lagunas no se van a plantar más de 2 ha en total, con una media de plantación aproximada de entre 0,1 y 0,3 ha de superficie por humedal (no más de 100-200 metros lineales de bosquetes), lo que no provocará alteraciones en el paisaje manchego, pero lo diversifica ecológicamente.